Zoologicos humanos, y la extraña relacion entre la curiosidad y el racismo. Cap 1

Imagen

                                                                                                                                                                                                              Hoy comenzamos con la primer entrega de unas de las historias mas comunes y siempre vigentes, el racismo. La parte del ser humano mas ‘oculta’ pero mas comercializada con mensajes subliminales y no tantos. En algún excelente capitulo de South Park el tierno Cartman se da cuenta que la minoría es el blanco, y al hábil televidente lo deja cuestionando eso de la minorías y si no es una forma mas de nombrar las vínculos en forma xenofaba. En esta oportunidad hablaremos de los zoo humanos, realitys sin tv. Que en el cercano siglo pasado hacia las delicias de los pueblos educados. Quizás un viaje también de este tipo hacen aquellos que se atreven a salir de las capitales del mundo o de los barrios cerrados y miran hacia ese resto de tierra espeluznante agresivo y perrbador que son los cordones urbanos. 

A través de la década de 1950, los africanos y los nativos americanos fueron mantenidos en zoológicos como exposiciones

13 de febrero 2014

A lo largo del siglo 19, y hasta bien entrada la década de 1950, los africanos y en algunos casos los nativos americanos, se mantuvieron como exhibiciones en los zoológicos. Lejos de ser una reliquia de un pasado no iluminados, los restos de este tipo de exposiciones han continuado en Europa en fecha tan tardía como la década de 2000.

A lo largo del siglo 20, Alemania celebró lo que se denomina un “Pueblos Show”, o Vnos coölkerschau . Un carnaval, o feria de atracciones donde los africanos eran observados por los transeúntes que lo recorrían como un zoo, quedando boquiabiertos.

Sólo décadas antes, en la década finales de 1800, Europa se había llenado de, “zoológicos humanos”, en ciudades como París, Hamburgo, Amberes, Barcelona, ​​Londres, Milán, y Varsovia. Nueva York también vio estas exhibiciones populares continúan en el siglo 20. Hubo un promedio de 200.000 a 300.000 visitantes que asistieron a cada exposición en cada ciudad.

Carl Hagenbeck de Alemania recorrió exposiciones a las que él llamó, “puramente natural”, las poblaciones, por lo general de las islas del este de Asia, pero en 1876, también enviaron un colaborador al Sudán para traer de vuelta, “bestias salvajes y los nubios.” La exposición de Nubia viajar fue un gran éxito en ciudades como París, Londres y Berlín

Feria Mundial, en 1889 recibió la visita de 28 millones de personas, que hacían fila para ver a 400 personas indígenas americanos como la principal atracción. La Feria Mundial de 1900 hizo lo mismo, al igual que las exposiciones coloniales de Marsella (1906 y 1922) y en París (1907 y 1931), que visualiza los seres humanos desnudos o semi-desnudos en jaulas. Paris vio 34 millones de personas asisten a su exposición en seis meses solo.

Apenas cuatro año del comienzo del  siglo 20, el Zoológico de Cincinnati mantuvo cien Sioux nativos americanos en un pueblo ficticio en el zoológico durante tres meses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s