“Parecen dos pelados peleando por un peine” Jorge luis Borges.

“Tener veinte años y pelear contra soldados veteranos es algo atroz, inconcebible. Solamente en el crucero General Belgrano murieron cientos. Claro que los militares dirán que al lado de los desaparecidos esa cifra no es nada, pero no creo que les convenga ese argumento. No, no les va a convenir…”. El escritor no rehuía incluso el tener que vérselas con temas difíciles: en plena Guerra de las Malvinas, opinó que “la Argentina e Inglaterra parecen dos pelados peleándose por un peine” y que “las islas habría que regalárselas a Bolivia para que tenga salida al mar”.

Cuando era solo un niño la idea de la guerra me parecía fascinante,veía por tele los sucesos fantásticos que ocurrían en un lugar llamado Islas Malvinas, las hermanitas perdidas quien sabe por quien. Pero en ese universo, a través del himno que sonaba en todos lados habían sido recuperadas. Ese año 82 fue el momento en que el gen argentino despertó en mi, la información me llegaba como un juego. Se escuchaba la emisora Uruguaya  Colonia, única fuente de información sin el manejo de censura que utilizaba el gobierno  borracho de Galtieri. Mis travesuras se trasladaban a un mar helado, ubicado en el patio de adelante de casa, donde iba navegando hacía ellas en un neumático de auto, un palo de escoba con un remera atada a la punta, era mi bandera argentina. Dos ametralladoras de plástico con luces rojas, regalo de mi padrino;  armas mortales contra aquellos feroces gurkas. Llegaba; mis enemigos me esperaban por todos lados, eran invisibles pero letales, en esa época como cuando jugábamos a los pistoleros nadie quería ser indio y ahora menos ingles, salvo un vecino chileno que no era indio pero le encantaba tirar un par de RATA-TATA, a los argentinos.

Quería que por un deseo fuera parte de aquellos correntinos héroes que salían rumbo a las hermanitas perdidas: Gran Malvina y Soledad. Recuerdo también a mi papa envuelto en un desenfrenado nacionalismo diciéndome que si lo llamaban tenía que ir. Entonces la guerra ya no me parecía tan graciosa, podía perder a mi papa, el lugar era tan lejos que se me haría difícil llevarle flores todos los días. Cuando uno es niño la muerte es algo que ocurre entre flores. Después de esa declaración, la primer pintura de mi papa peleando no fue ganando la guerra  si no muriendo solo, sin sus milanesas con fritas que hacia mama. Pero, por un lado, también sabía que yo estaría preparado cuando me tocase a mí ir con mi metralleta de luces a ese lugar lejano, tan impasible como argentino.  Cuando por canal 7 se hizo las 24 horas por Malvinas creí que por fin vería imágenes largas de las islas, imágenes de los soldados comiendo chocolate sobre pilas de cadáveres ingles. Nada de eso se transmitió. Fue una de las primeras decepciones que tuve, nunca comprendí como esos soldados harían  para gastar tanto dinero, como podían taparse con tantas frazadas, como leerían tantas cartas mientras ganaban la guerra.  Esas preguntas fueron respondidas con los años, cuando cientos de cruces blancas sin nombre cortaban el viento helado. Todo duro un recreo,  cuando me di cuenta estaba correteando en el mundial con Maradona y  Brasil nos daba una paliza a colores como la tele que habíamos comprado para ver España 82.

En esos días el país tenia la misma edad que yo, miles de niños llenaron la plaza de mayo para festejar la recuperación, miles de chicos se informaban con Jose Gomez Fuentes creyendo en las gloriosas victorias ante el ejercito imperialista mas antiguo del mundo. Los únicos chicos que crecieron en esa tierra del Nunca Jamás fueron los que lucharon contra los piratas. Muertos ellos, soldados nuestros,  extraña casualidad del tiempo. Y vivos muchos de aquellos que empuñamos ametralletas de plástico con ruido y luces rojas  contra ese enemigo que nos cantaba por las radios. Las mismas islas hoy solo son un lugar de donde se extraerá petróleo, nosotros, como a los animales que se le muestra el látigo y se echan, en nuestra reflexión creemos que esta bien, que es así, que no tiene remedio. Quizás sea así, pero si solo una de esas vidas no se hubiera perdido tan inútilmente hoy podríamos ser mas que un recuerdo como el mió, una ametralladora de juguete y una foto donde contaba las cruces para comprender las muertes de esos chicos en el país del Nunca Jamás.

Leer con atención!!

Malvinas: la frontera final

Robert Read
03.12.09

Para un siglo 20 marcado por los conflictos mundiales verdaderamente sangrientos, la batalla por la Islas Malvinas en 1982, es una peculiaridad histórica.

El conflicto de las Malvinas – Gran Bretaña y de Argentina, Por supuesto, nunca, de hecho declaró la guerra a los demás a pesar de que se las arregló para matar a más de 900 militares entre ellos – tiene entre los historiadores de la izquierda se ha considerado como una táctica cínica de patrioteros Margaret Thatcher: El Primer Ministro feliz participando en una guerra a fuego hasta su marchitamiento puntuaciones hasta el punto que ganó una segunda elección general del próximo año.

Pero tres décadas de conflicto, último solo de Gran Bretaña, unallied armados, sobre la soberanía de algunos afloramientos rocosos de tormenta en el Atlántico Sur sólo podría comenzar a tener sentido.

Y, como suele ser el caso, tiene mucho que ver con el petróleo.

Fevered hablar en foros inversor privado es que los británicos-Malvinas propiedad demostrará ser una de las últimas provincias petroleras gran frontera del mundo, una región tan rica en hidrocarburos que podría eclipsar el Reino Unido Mar del Norte bonanza del petróleo y de gas.

Petróleo se encontró por primera vez frente a las costas de las Islas Malvinas por Shell en 1998 – un período suficientemente largo de tiempo para iniciar la perforación después de la humillación de los argentinos.

Seis pozos fueron perforados en el lecho marino de la cuenca del Norte fuera de las Islas Malvinas. Cinco habían muestra de petróleo y gas fue encontrado también. Pero se trataba de la canícula de $ 10 el barril de petróleo, los pozos no fueron clasificados como un descubrimiento comercial, y Shell fue lejos. Sin embargo, la Drillbit había encontrado en los depósitos y el tipo de roca. Y al entrar en la segunda década del siglo 21 – con aceite de contado de quedarme en 80 dólares el barril en el futuro previsible – la perforación grave está a punto de empezar de nuevo.

Y el dinero está llegando in En las últimas semanas, cuatro cotizan en Londres pececillos de exploración han recaudado más de 250 millones de libras de inversores de la ciudad dispuestos a estar en el primer vagón del tren a uno de los últimos Klondikes de hidrocarburos de la tierra productora de época .

Las Islas Malvinas ‘de la Cuenca del Norte se calcula como una región de perforación relativamente benigno, similar a la del Mar del Norte con profundidades de agua de no más de 450 metros y las reservas potenciales – y hay que recordar aquí es hablar petroleros – de miles de millones de barriles de petróleo y billones de pies cúbicos de gas. Los hallazgos que se están hablando podían ser clasificados con los gigantes del mar del Norte como Ormen Lange y el campo de cuarenta. Es donde Rockhopper Exploration and Desire Petroleum, Con propiedad privada socios Arcadia, Están en funcionamiento.

Hay una provincia separada segundo de la cuenca Sur, al este y sur-este de la isla de la capital Port Stanley, donde el aún no probado como recompensa podría ser mucho mayor y en la liga de la clase de los grandes hallazgos descubiertos en alta mar boomtime Brasil. Pero los riesgos son mucho mayores también, mucho más profundo de agua a 1400 metros y la necesidad de pozos de más de dos kilómetros de profundidad – y en el tipo de tiempo que podría hacer el oeste inhóspitas del Atlántico Norte de las islas Shetland parecer atractivo.

La cuenca del Sur es donde Borders & Southern Petroleum y Falklands Oil & Gas (FOGL) son la prospección, el último en una joint venture con el gigante de la minería mundial BHP Billiton.

Después de años de especulaciones y expectativas, una plataforma de perforación, el Guardián del Océano, finalmente ha sido encargado por el deseo, y que zarpó del Firth Cromarty la semana pasada. Con un viaje de dos meses de antelación, se espera que esté listo para los negocios en febrero.

Aceite analista Richard Rose, Oriel Securities advierte que las perspectivas de todas las Islas Malvinas ‘de perforación puede ser listo, pero siguen siendo las provincias de alto riesgo y que el éxito del deseo o de penacho amarillo no significa FOGL o frontera tienen una buena posibilidad de éxito.

“La Cuenca de Malvinas Sur sigue siendo una cuenca virgen, pero el potencial alcista es significativo con tamaños perspectiva de un orden de magnitud más alta que en la cuenca del Norte”, dijo. “Sin embargo, hacemos hincapié en que los resultados de la perforación en el Norte no tendrá ningún impacto en el potencial en el Sur, ya que son dos cuencas geológicamente independientes.

“Las empresas Malvinas ofrecer a los inversores la exposición a la exploración de frontera y en el caso de éxito podría rendir medido en múltiplos de cotización de las acciones en curso. Sin embargo, que debe equilibrarse con la probabilidad significativa de que las campañas de perforación propuesta no va a aportar descubrimientos comerciales. ”

Una parte burbuja de negociación puede comenzar en estas poblaciones de cuatro AIM en los próximos meses, como susurros de la ciudad van a tiempo extra. De que las poblaciones están operando en el Mar del Sur sólo se presta a la ironía.

Eslabón perdido entre las Malvinas y las mineras

Crítica de la Argentina descubrió que existe un vínculo accionario entre las empresas que buscan petróleo en las islas y las que extraen minerales en la cordillera argentina. Prometen sanciones.

Rodolfo González Arzac
17.02.2010

Dos caras, los mismos capitales. Las mineras que explotan el suelo de Catamarca y Salta tendrían intereses compartidos con las que quieren el oro negro de las islas.

La plataforma británica Ocean Guardian llegará el próximo viernes a las aguas que rodean a las islas Malvinas envuelta en un remolino de cruces diplomáticos y advertencias judiciales. Pocos días después, empezará las perforaciones en busca de crudo, contratada por tres empresas: Falkland Oil & Gas, Desire Petroleum y Rockhopper. Una cuarta compañía también tiene concesionada otra área para explorar en la zona, pero aún no definió cuándo lo hará: se trata de Borders & Southern Petroleum. A través de un repaso por la composición accionaria de las cuatro firmas, Crítica de la Argentina descubrió que las compañías tienen fuertes intereses en la Argentina. Ayer, una fuente del Gobierno admitió que podría usarse esa información para aplicar sanciones económicas.

Dos de las cuatro firmas –Desire Petroleum y Borders & Southern Petroleum– tienen como accionista al banco Barclays, designado por Amado Boudou para la reapertura del canje de la deuda, que, a su vez, forma parte de una de las principales empresas que operan en el país, Minera Alumbrera. Se trata de la décima empresa en el ranking de exportadores de 2009 y su principal yacimiento se encuentra en Catamarca.

Otra –Falkland Oil & Gas– tiene atrás a la mayor minera del mundo, la australiana BHP Billiton, que a su vez busca desde 2008 cobre y oro en 40 mil hectáreas en Salta. La restante –Rockhopper Exploration, de capitales alemanes– es asesorada por un banco de fuerte presencia en nuestro país, como el HSBC.

Se sospecha, además, que es probable que alguna de ellas pueda tener otros inversores no visibles. La página web de Desire Petroleum, por ejemplo, aclara que la compañía tiene apenas seis empleados. “La escasa cantidad de recursos técnicos hace suponer que puedan estar detrás de estas empresas Shell o British Petroleum, que ya hicieron sus investigaciones en ese mismo mar en 1998”, apunta Mario Cafiero. El ex diputado de la Nación denunció penalmente, pocos días atrás, al ministro de Economía por haber designado al banco inglés Barclays Bank PLC como coordinador global para la reapertura de la deuda. La entidad financiera es el principal accionista de Desire Petroleum y tiene un porcentaje de BlackRock, el segundo capital de Xstrata –que explota Minera Alumbrera en Catamarca– y una de las compañías controlantes de Borders & Southerns, otras de las concesionarias que obtuvieron un permiso del gobierno de los kelpers.

El gobierno argentino hace más de dos años que intenta interferir y desalentar en la exploración de petróleo en las islas. En 2007, por medio de una resolución, dio por terminada la declaración conjunta argentino-británica de 1995 y, de esa forma, quedó abierta la puerta para castigar con multas a las empresas que busquen oro negro en las islas y, a su vez, actúen en el país. Un funcionario le aseguró a este diario que se está estudiando el marco de jurisprudencia para avanzar en esta idea. Ayer, por lo pronto, se avanzó en la articulación de un sostén legal a esos fines. Pudo haber sido el primer paso. Aníbal Fernández informó que se decretó que todo buque o artefacto naval que quiera transitar entre puertos ubicados en el territorio continental argentino y otros de las islas Malvinas y Sandwich del Sur, o atravesar aguas argentinas hacia ese destino o cargar mercadería entre estos puertos, deberá solicitar una autorización previa al Gobierno.

En la Casa Rosada saben que es difícil que la confrontación con el Reino Unido por el tema de las islas Malvinas genere críticas en la oposición (y en caso de que surjan, saben que no serán bien recibidas por la opinión pública). También, que no se pueden quedar quietos y permitir que otras fuerzas políticas hagan de este tema una bandera propia (por eso se ensayan, desde hace algunas semanas, posiciones enérgicas). Necesitan sostener el enfrentamiento para argumentar su reclamo de soberanía en los foros internacionales. Y, por fin, no tienen duda –por más que sea inconfesable– de que si aparece petróleo es virtualmente imposible que algún día las islas dejen de llamarse en los mapas del resto del mundo Falklands. Los más optimistas creen que en las profundidades del mar que rodea a las islas se pueden esconder 60 mil millones de barriles de petróleo de alta calidad. Es mucho: las reservas probadas de la Argentina son de unos 2.600 millones de barriles. Las primeras exploraciones en la zona norte de ese mar fueron en 1998. Estuvieron a cargo de un grupo de grandes petroleras –entre ellas, Shell–, que hicieron seis perforaciones. Por esos días, la inversión les resultó inviable. Desde el año 2000, cuatro compañías esperan el momento indicado para hacer un segundo intento.

http://www.criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=38640

3 comentarios en ““Parecen dos pelados peleando por un peine” Jorge luis Borges.

  1. Como siempre, un placer leer sus textos y coincidir con sus reflexiones. Sería más feliz si pudiésemos hablar de una voluntad argentina en expansión. Lamentablemente nos toca esta tarea de estar alertas a los silencios tendenciosos y las mentiras asesinas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s