El mundo del trabajo. Manteniedo gobiernos. Esclavos modernos de señores feudales eternos.

Un día, ya no hay H2O “barato”, simplemente el agua vale mucho dinero. El combustible es mas que una onza de oro. La vida, la vida no vale mas que unos pocos litros de cualquiera de las dos. ¿Cómico, no?

Pero bueno la humanidad se viene mintiendo hace tiempo, esto es una simple capitulo, no mas unos millones de años para el planeta. Las grandes metrópolis han consumido todo y más. Cada edificio que se construye en Dubai, deriva en índices increíbles de contaminación, desempleo y muerte. ¿Qué podemos esperar del “sistema”? Es la lucha constante contra molinos de vientos virtuales, ¡¡ni la suerte del Quijote tenemos!!, por lo menos alzaba sus armas contra construcciones reales.

“En esto descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo; y así como don Quijote los vio, dijo a su escudero:
-La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o pocos más desaforados gigantes, con quién pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos empezaremos a enriquecer; que ésta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra…
-Mire vuestra merced –respondió Sancho- que aquellos que allí se parecen, no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino…”

Cualquier semejanza con la guerra contra el terrorismo es solo un mal augurio.

¿Cómo podemos creer que esto funciona si no acaban de cometer errores? Cosas raras suceden en la realidad de la noticia, mientras nuestros barrios continúan llenándose de delitos, vaciándose de agua y comida. Ni hablar del dinero, que solo vemos pasar como las heces del excusado. Mientras en el mundo protector (preventivo del interés) se cierne sobre nosotros, catástrofes venidas de los cielos,  películas apocalípticas, desde la superproducción Hollywodense, hasta la implosión de las torres, la caída de las bancas internacionales, invasiones despiadadas, perdidas “millonarias” de bancos “virtuales” (no vale la pena explicar nuevamente lo de los molinos de vientos). Mientras tanto, en el mundo real, la sociedad vive en un burbuja que la sostiene cautiva, como siempre ocurrió en el mundo “civilizado”. La lucha es desigual, hermética y espectacular, tan grandilocuente que se lleva vidas en verdaderas tragedias. El trabajo diario es el germen de la sumisión, regimenes esclavos.  Mientras muchos trabajan toda su existencia, útil solo para sobrevivir, dignamente, claro esta (sin robar), durante la mayoría de las horas de sus depresivas vidas, el resto, señores democráticos y empresarios por sobre todas las cosas, disfrutan de una forma inimaginable para aquel que encuentra consuelo en la diversión que da la tele. Ganado marcado con remeras de las empresas, para  las que viven el tiempo que sea necesario para salir adelante trabajando…Ganado que sube a los medios de transporte publico, pertenecer al cotidiano trabajo tiene sus miserias, y vaya que las tiene. Trabajar por un jornal que jamás alcanza. Sinónimo de fracaso. ¿Qué es el éxito entonces? El que trabaja para otro no lo conoce. El que trabaja para si, como sustento, puede ser que fracase pero por lo menos lo habrá intentado. En algún momento el éxito lo rozara, finito como la vida que mueve su cuerpo. El engaño de la masa dominada esta tan bien determinada que los hechos se repiten inexorablemente desde el momento que el diccionario acamalo la palabra traidor. Aquel que se arrastra para obtener un “ascenso”, traición. Aquel que pone a su familia para justificar la entrega de su par, traicion. Aquellos que callan ante la injusticia para no ser señalados por el “patron” como “revoltoso”, delito. Aquellos que justifican hasta el odio del que manda, felonía. Aquellos que hablan cuando no están los otros, platicando con los que “deciden”, callando cuando la resolución se esta gestando, sin avisar a la victima, ingratitud. Aquel que se muere de ganas de tener lo que el otro posee y una ves obtenido no sabe que hacer con “ eso”, alevosía. Aquel que por dinero deja tirado al compañero en el momento mas complicado, vergüenza llamada perjurio. El trabajo es la forma más infernal de vivir, el trabajo, como se a moldeado desde que las factorías se convirtieron en sucursales bancarias, es absolutamente marginal. Pero todo vuelve a empezar después del tercer día de cobro, cuando el individuo se da cuenta que a trabajado por nada. Los gobiernos saben que el hombre en su fuero interior es proclive a revelarse, así que los laboratorios sociales han creado diferentes grageas para justificar cada uno de los hechos ridículos que suceden diariamente. Derecha, izquierda, centro y todos sus ilógicos resultados de las diferentes ecuaciones políticas. Todo procede en estafas a los trabajadores, todo deriva en chupetes electrónicos, mientras tanto en ciudad Gótica el millonario Bruno Diaz es el nuevo alcalde. Batman firma autógrafos para los hijos de empleados, ellos piensan que el encapotado cuida por su bienestar…

Revisemos las ideas “progresistas”; cicatrices de bellos pensamientos, que como es costumbre, la mano torpe del hombre, y su gran boca, al llevarlas a la práctica se convierten en pecados capitales. Jamás entenderé porque la sensibilidad disminuye con el aumento de poder. El hecho es que mas te alejas de la realidad, con escaleras hechas en oro, sumando escalones mientras mas dinero haces, menos recordas que existen seres vivos. Lo único vivo es la codicia, que sonríe hermosa…El poder no solo no tiene cara, si no que no tiene castigo. Y eso lo hace indestructible. Entonces los daños solo son índices en tortas de Excel, pues la vida después del dinero jamás será igual.

Mientras tanto en la existencia real sigue desapareciendo gente, como siempre ocurrió. Cuidada por “los elementos de seguridad que nos brinda el estado”, estos tardan 24 días en descubrir a una familia pudriéndose a metros de la ruta….

Mientras tanto en la vida real todos los días que recibo mercadería de los camiones, tengo que estar rogando conocer a los posibles ladrones para que por lo menos no me roben a mi…

Mientras tanto…tras una dura represión, luego de un estado comatoso de varios días, el joven Rubén Carballo, de 17 años, muere. La Policía Federal, autora de todo tipo de crímenes, sufre un descomposición total, se haya en guerra, elementos de diferentes emporios chocan, Macri y los K (los dos, peones de las corporaciones) sostienen la más oscura contienda, hechos como estos definen jurisdicciones. El famoso y tan utilizado en la jerga de los cobanis, “te tiro un muerto” (o varios según el billete que este en juego). Eso es la seguridad. No va a cambiar. Va a ser peor, solo queda la lucha, no la romántica de las armas de la resistencia francesa en la invasión germana, no. La acción comienza en nuestro día a día. En pensar que lo único que puede prevalecer de nosotros es la descendencia, los hijos, los nietos y todas las persona que vienen después. Solo la observación y la inteligencia para doblegar al sistema, en mínimas cosas, es un hecho que será trasladado en los genes de aquellos por venir. La lucha se lleva a cabo con el dialogo, es el mas perfecto elemento revolucionario, si lo dejamos de utilizar estamos vencidos.

Aunque  dentro de 50 años pocos podrán vivir tomando agua, cálculos hechos con situaciones reales, ingeniería de la opresión, la apuesta final es la educación por el día a día.

El gobierno democrático Argentino a creado un fondo para calmar el feroz apetito de los acreedores de la “deuda argentina”. Como si todo fuese un chiste malo de varios mendigos ideológicos, este fondo esta hecho dentro de las arcas del Banco Central de la Republica Argentina, a este tiempo mas bien un agente autárquico que responde a los intereses extranjeros. Como una tomadura de pelo, este robo se llamara “Fondo del Bicentenario para el Desendeudamiento ¿?y la Estabilidad”.  Si chicos y chicas, los malos ganaron de nuevo. Sigan votando serán democráticos cadáveres medidos en bonos de deuda.

¿Se acuerdan del viejo de la bolsa?, los viejos de la bolsa nos asustan desde siempre y así se llama a lo que tanto tememos. Sin el viejo pero con la bolsa; financieras, de cocaína, de la morgue, los miedos jamás se alejan de nuestro tiernos años, la cultura del miedo, de aquello que no te deja ser es lo que aprisiona nuestras pupilas, bombardeadas por la mas inescrupulosa mierda mediática.

“El dinero es una cosa extraña.

Si no lo tienes, la cosa es simple: no lo tienes. No hay complejidad. Pero si lo tienes, entonces ciertamente te va a crear situaciones complejas”.

Osho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s