De Vietnam a Irak y demas guerras, muertos vivientes (de terror)

Según un grupo de veteranos, expertos en combate de contrainsurgencia, que asesoran al comandante militar estadounidense en Irak, general David Petraeus, a EEUU le quedan seis meses para “ganar la guerra” en Irak, de lo contrario deberá enfrentar un colapso como el de Vietnam. Pero ese no es el único problema que enfrentan las tropas ocupantes.

En la mirada atenta de los expertos, al genocidio militar de la conquista de Irak se le suma otra masacre -aún no estudiada- y cuyas consecuencias ya están a la vista- conformada por los emergentes psicológicos de la ocupación imperialista en los propios soldados que la ejecutan.

 


Un cuarto (25%) de los militares veteranos estadounidenses bajo tratamiento médico cuando vuelven de Irak y Afganistán sufren algún tipo de problema de salud mental, según investigaciones del Gobierno estadounidense citadas por la BBC.
El estudio, publicado en Archives of Internal Medicine, se realizó a partir de una muestra de 103.788 militares ingresados en centros de salud para veteranos entre 2001 y 2005.
El diagnóstico más frecuente era el de desorden de estrés postraumático, aunque también se detectaron problemas de ansiedad, depresión y consumo de drogas o medicamentos.
Los soldados con más riesgo de sufrir algún trastorno son los que tienen entre 18 y 24 años, lo que puede explicarse porque son los que más posibilidades tienen de estar en primera línea.
El estudio, como señala el medio británico, se realizó sobre personas que ya estaban bajo tratamiento, y por tanto no son extrapolables al Ejército en general.
De los soldados que regresan del frente, sólo un de cada tres hace uso de los servicios médicos a los que tienen derecho por su condición de militar.

Síndrome Vietnam

La locura sangrienta que azota a Irak (un “manicomio en el infierno”, como dicen algunos corresponsales) no es un fenómeno únicamente atribuible al espectáculo de la muerte diaria con ataques y atentados, sino que tiene otra expresión más oculta en el desarreglo mental de los soldados ocupantes que cada vez más frecuentemente protagonizan masacres de civiles que son silenciadas por el Pentágono.

Medios, políticos y analistas estadounidenses comienzan a parangonar las matanzas y violaciones de los derechos humanos de los actuales marines en Irak , con lo sucedido en Vietnam, en la década del setenta, donde el ejército norteamericano, derrotado, decadente, y con sus soldados afectados por la corrupción, la locura y las drogas, debió retirarse vergonzosamente del país ocupado.

Sumados a la matanza de Haditha, donde los marines masacraron a 24 civiles -entre ellos niños y mujeres- luego de la mmuerte de un compañero, otros casos denunciados en los últimos dos años sacuden a la Casa Blanca y la ponen ante un nuevo escándalo, que, según un senador norteamericano, podría superar al caso de abusos a prisioneros en la cárcel de Abu Ghraib.

Según el diario The New York Times, como en Vietnam muchos marines sufren profundas enfermedades psiquiátricas después de servir en Irak, según un documento de la Marina de EEUU obtenido por la Unión Americana de Libertades Civiles.
El documento señala que algunos marines relataron cómo habían matado a soldados iraquíes en combate o habían apuñalado a iraquíes que se hallaban en el suelo, con el fin de asegurarse de que estaban muertos. Algunos de ellos fueron apuñalados hasta 28 veces.
El estudio demuestra que “uno de cada seis soldados norteamericanos tiene síntomas de aguda ansiedad, fuerte depresión o desorden de estrés postraumático, una proporción que, según algunos expertos, podría aumentar eventualmente hasta uno de cada tres, la tasa que fue hallada entre los veteranos del Vietnam.
Estos problemas psicológicos han incrementado la tasa de suicidios entre los marines norteamericanos, que ha alcanzado su nivel más alto de los pasados cinco años.
A la carnicería de Haditha, y otras matanzas indiscriminadas de civiles en Irak por parte de los marines, que se fueron sumando, está levantando una ola de indignación social y política en EEUU y pone nuevamente a la administración de George W, Bush frente al tan temido -y anunciado- “síndrome Vietnam”.
El documento señala que algunos marines relataron cómo habían matado a soldados iraquíes en combate o habían apuñalado a iraquíes que se hallaban en el suelo, con el fin de asegurarse de que estaban muertos. Algunos de ellos fueron apuñalados hasta 28 veces.
Según The New York Times, el estudio demuestra que “uno de cada seis soldados norteamericanos tiene síntomas de aguda ansiedad, fuerte depresión o desorden de estrés postraumático, una proporción que, según algunos expertos, podría aumentar eventualmente hasta uno de cada tres, la tasa que fue hallada entre los veteranos del Vietnam”.

Nota de Fernet Cartman´s:

Sabemos que manos desocupadas no habrá, un nuevo frente , una nueva fuente laboral se ofrece a estos combatientes, 7 bases en Colombia lo ratifican….

Que tu y yo estamos locos Chavez?!?!  Figurate…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s