Las manos del Pocho


Si te caes te levantas, si te levantas es probable que te caigas de nuevo. Levantate.

Cuando apenas tenia edad para acordarme de ir al baño, para no mearme encima. Era apenas un nenito mal criado que molestaba a su hermanito para verlo llorar. El mundial de futbol se jugaba en los estadios y no en las propagandas. Recien salian las figuritas calcamonias, no tenia nocion del tiempo. Peron levantaba las manos saludando en el balcon, la gente llenaba la plaza de Mayo, a ese tiempo; yo lo veia por television. Cuando volvi a ver aquellas imagenes, adolecente yo, campañia politica el pais entero. Peron no solo estaba muerto, ademas no tenia las manos con las que saludaba a los descamisados de Evita. Plano corto, mi cara de pibe, 4 o 5 años, y mas alla imagenes rapidas por detras, cortinados en cuadros de historietas. Años de fortuna y repudio a la vida normal. Alli estoy de nuevo, mi ojos mirando fijo una tv. Donde despues de no se cuantos años sacan a pasear el cadaver del Pocho. Manco de las dos manos, sin tener en cuenta que la historia la escribe los vivos no los muertos, bueno, es una forma de decir… La escena ke lleha despues es el envejeciendo. Primer plano, mi cara se transforma en una mueca de no entender. Soy ese niño cuando le describen el engaño de los reyes o de papa noel, un porque, un fin de la inocencia. Hasta ese momento el Pocho era parte del pasado, de un pasado viejo, de blanco y negro. O quizas, en el funeral de un color ficticio, de una argentina lejana e historica. De pronto nubes, cencerros, ojos de viboras y fuego, caspitas!!. El cajon envuelto con la misma bandera del 74 (¿?) de la filmacion, el mismo jeep, la misma locura necrofila de siempre. Los mismo descamisados haciendo exactamente lo que manda la historia. Entonces por detras de mi primer plano pasan muertos y mas muertos, y se escucha de fondo “Oboe Concerto in C, K.314 – 2. Adagio Non Troppo” de mi amigo Wolfgang Amadeus Mozart. Mi rostro cambia y florece como un epidemia la risa si la risa, la carkajada que ahoga y luego hace toser y el mareo. Las imagenes cambian. Peron sigue su camino, sale del feretro y con sus muñones empujando el cajon sigue el camino a la kinta. A su alrededor todos estan combatiendo por el. El es solo un cadaver momificado, frio y a esta altura sin sentido, que no puede hablar, ni reir como lo hago yo. Lentamente todos se mueren, las cabezas comienzan a explotar. Me muero por un golpe en mis hombros, un telon de estrellas me inmola. El Pocho ya sin manos, por caminos de rencor y respeto cruza el umbral de los muertos y descanza por fin en el infierno que ideo para el. Alli lo espera sus manos. Todos se murieron. Mi cara es una calavera el fondo final es un camposanto. La multitud con cohetes en el orto y las cabezas explotadas comienzan un intercambio de explosiones. Se cagan en pirotecnia, para ver quien es el primero en la fila de los discursos por el nuevo entierro de el Pocho “manco de las dos manos” en la luna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s